Canal Gitano

En busca de una Proto-historia probable del pueblo rhom

Resumen de la Historia Bíblica

La Historia Bíblica

Puesto que se pretende relacionar a los gitanos con alguna de las 12 tribus de Israel, es necesario conocer que cuentan los libros que conocemos como sagrados. Muy posiblemente el mas fidedigno resumen de la historia biblica es el relato de san Esteban, recogido en el libro de los “Hechos de los apóstoles” su capítulo 7.

7 iglesias apocalipsis

Las 7 iglesias cristianas primitivas. En Patmos escribió san Juan su evangelio, el libro de las Revelaciones o Apocalipsis

Según los Hechos de los Apóstoles, Esteban era el líder de los siete diáconos de las siete iglesias del cristianismo primitivo. Conocidas como las 7 iglesias del apocalipsis. correspondían a las ciudades de Filadelfia, Esmirna, Efeso, Laodicea, Sardis Thyatira y Pérgamo, todas ellas en la actual Turquía, indicando que en ese territorio encontraron acogida los primeros apóstoles cristianos cuando eran persegidos por los romanos tras la crucifixión de Jesús. Dichos diáconos fueron nombrados por los apóstoles en defensa de los israelitas helenistas, (abro paréntesis para aclarar que el original de wikipedia cita judios helenistas en lugar de israelitas helenistas. La diferencia del matiz esta en interpretar correctamente a la tribu de Juda como una más de las 12 tribus de israel descendientes del profeta Jacob y no como la resultante de todas ellas. De hecho tras el reinado de Salomón las 12 tribus se dividieron en dos reinos, el reino de Israel en Samaria al Norte y el de Judá en Judea al sur. Tras vivir ambos grupos sus respectivos cauteverios, algunos regresaron a su tierra en Canaán. Tras la muerte de Alejandro Magno, la dinastia Ptolemaida gobernó Egipto, favoreciendo la influencia egipcia en la cultura helenistica durante 300 años, de este modo la población hablaba copto a pesar de vivir en Jerusalén. Abro un pequeño parentesis para llamar la atención sobre esta importante lengua en los escritos bíblicos. Resulta interesante hacer una comparativa de los alfabetos copto y griego, para poder afirmar que se trata basicamente del mismo. Cierro paréntesis.

Desde esta posición, Esteban denunció las preferencias que la Iglesia tradicional ortodoxa daba a los judíos frente a los samaritanos helenistas de israel, condenando a su vez el uso del Templo de Jerusalén como asiento de la idolatría contraria a la Ley de Moisés y afirmando que sólo Jesús estaba llamado a espiritualizar el culto del templo.

sant esteve

San Esteban primer martir de la iglesia cristiana.

Estas ideas chocaban con los intereses materiales de la casta sacerdotal y con las tradiciones del pueblo judío, lo que acabó incomodando a los fariseos de algunas sinagogas, quienes acusaron a Esteban ante el Sanedrín de blasfemia contra Dios y contra Moisés. La asamblea lo consideró culpable y Esteban fue lapidado a las afueras de Jerusalén. Entre los participantes se encontraba Saulo, el futuro san Pablo, aunque las fuentes dicen que aparentemente no participó en el apedreamiento y se limitó a cuidar la ropa de los que lo hacían.

Hechos de los apostoles 7 – San Esteban

Defensa y muerte de Esteban

1El sumo sacerdote dijo entonces: ¿Es esto así?

Y él dijo:

Varones hermanos y padres, oíd: El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán,

y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que yo te mostraré.

Entonces salió de la tierra de los caldeos y habitó en Harán; y de allí, muerto su padre, Dios le trasladó a esta tierra, en la cual vosotros habitáis ahora.

Y no le dio herencia en ella, ni aun para asentar un pie; pero le prometió que se la daría en posesión, y a su descendencia después de él, cuando él aún no tenía hijo.

Y le dijo Dios así: Que su descendencia sería extranjera en tierra ajena, y que los reducirían a servidumbre y los maltratarían, por cuatrocientos años.

Mas yo juzgaré, dijo Dios, a la nación de la cual serán siervos; y después de esto saldrán y me servirán en este lugar.

Y le dio el pacto de la circuncisión; y así Abraham engendró a Isaac, y le circuncidó al octavo día; e Isaac a Jacob, y Jacob a los doce patriarcas.

Los patriarcas, movidos por envidia, vendieron a José para Egipto; pero Dios estaba con él,

10 y le libró de todas sus tribulaciones, y le dio gracia y sabiduría delante de Faraón rey de Egipto, el cual lo puso por gobernador sobre Egipto y sobre toda su casa.

11 Vino entonces hambre en toda la tierra de Egipto y de Canaán, y grande tribulación; y nuestros padres no hallaban alimentos.

12 Cuando oyó Jacob que había trigo en Egipto, envió a nuestros padres la primera vez.

13 Y en la segunda, José se dio a conocer a sus hermanos, y fue manifestado a Faraón el linaje de José.

14 Y enviando José, hizo venir a su padre Jacob, y a toda su parentela, en número de setenta y cinco personas.

15 Así descendió Jacob a Egipto, donde murió él, y también nuestros padres;

16 los cuales fueron trasladados a Siquem, y puestos en el sepulcro que a precio de dinero compró Abraham de los hijos de Hamor en Siquem.

17 Pero cuando se acercaba el tiempo de la promesa, que Dios había jurado a Abraham, el pueblo creció y se multiplicó en Egipto,

18 hasta que se levantó en Egipto otro rey que no conocía a José.

19 Este rey, usando de astucia con nuestro pueblo, maltrató a nuestros padres, a fin de que expusiesen a la muerte a sus niños, para que no se propagasen.

20 En aquel mismo tiempo nació Moisés, y fue agradable a Dios; y fue criado tres meses en casa de su padre.

21 Pero siendo expuesto a la muerte, la hija de Faraón le recogió y le crió como a hijo suyo.

22 Y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras.

23 Cuando hubo cumplido la edad de cuarenta años, le vino al corazón el visitar a sus hermanos, los hijos de Israel.

24 Y al ver a uno que era maltratado, lo defendió, e hiriendo al egipcio, vengó al oprimido.

25 Pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así.

26 Y al día siguiente, se presentó a unos de ellos que reñían, y los ponía en paz, diciendo: Varones, hermanos sois, ¿por qué os maltratáis el uno al otro?

27 Entonces el que maltrataba a su prójimo le rechazó, diciendo: ¿Quién te ha puesto por gobernante y juez sobre nosotros?

28 ¿Quieres tú matarme, como mataste ayer al egipcio?

29 Al oír esta palabra, Moisés huyó, y vivió como extranjero en tierra de Madián, donde engendró dos hijos.

30 Pasados cuarenta años, un ángel se le apareció en el desierto del monte Sinaí, en la llama de fuego de una zarza.

31 Entonces Moisés, mirando, se maravilló de la visión; y acercándose para observar, vino a él la voz del Señor:

32 Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob. Y Moisés, temblando, no se atrevía a mirar.

33 Y le dijo el Señor: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que estás es tierra santa.

34 Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su gemido, y he descendido para librarlos. Ahora, pues, ven, te enviaré a Egipto.

35 A este Moisés, a quien habían rechazado, diciendo: ¿Quién te ha puesto por gobernante y juez?, a éste lo envió Dios como gobernante y libertador por mano del ángel que se le apareció en la zarza.

36 Este los sacó, habiendo hecho prodigios y señales en tierra de Egipto, y en el Mar Rojo, y en el desierto por cuarenta años.

37 Este Moisés es el que dijo a los hijos de Israel: Profeta os levantará el Señor vuestro Dios de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis.

38 Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras de vida que darnos;

39 al cual nuestros padres no quisieron obedecer, sino que le desecharon, y en sus corazones se volvieron a Egipto,

40 cuando dijeron a Aarón: Haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido.

41 Entonces hicieron un becerro, y ofrecieron sacrificio al ídolo, y en las obras de sus manos se regocijaron.

42 Y Dios se apartó, y los entregó a que rindiesen culto al ejército del cielo; como está escrito en el libro de los profetas:
¿Acaso me ofrecisteis víctimas y sacrificios. En el desierto por cuarenta años, casa de Israel?

43 Antes bien llevasteis el tabernáculo de Moloc, Y la estrella de vuestro dios Renfán, Figuras que os hicisteis para adorarlas. Os transportaré, pues, más allá de Babilonia.

44 Tuvieron nuestros padres el tabernáculo del testimonio en el desierto, como había ordenado Dios cuando dijo a Moisés que lo hiciese conforme al modelo que había visto.

45 El cual, recibido a su vez por nuestros padres, lo introdujeron con Josué al tomar posesión de la tierra de los gentiles, a los cuales Dios arrojó de la presencia de nuestros padres, hasta los días de David.

46 Este halló gracia delante de Dios, y pidió proveer tabernáculo para el Dios de Jacob.

47 Mas Salomón le edificó casa;

48 si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el profeta:

49 El cielo es mi trono, Y la tierra el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor;
¿O cuál es el lugar de mi reposo?

50 ¿No hizo mi mano todas estas cosas?

51 !!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.

52 ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores;

53 vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis.

54 Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él.

55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios,

56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios.

57 Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él.

58 Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo.

59 Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu.

60 Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.

 

Resumen Bíblico de Canal Gitano

Durante la expansión semítico-camítica en el Medio Oriente, una familia accadia se trasladó desde Sumer hacia Canaán y luego a Egipto, donde creció en número e importancia dentro de la sociedad egipcia, tanto que llegaron a ser odiados y sometidos a esclavitud hasta que su liberación llegó y abandonaron el país para radicarse en Canaán. En aquél tiempo estaban constituidos por trece tribus, una de las cuales dedicada al sacerdocio, y las otras doce eran el “pueblo”, llamado Israel.

Aquella nación tenía una particularidad que la distinguía de todas las otras naciones de aquél tiempo: creían en Un único Dios. Tras la salida de Egipto comenzó un peregrinaje a través del desierto del Sinaí que duró 40 años y durante el cual se renovó el pacto entre Dios y el pueblo escogido, Israel. Materializado mediante la entrega de las tablas, se estableció la ley que regiría ese pueblo. Un estatuto de leyes y preceptos que debían observar, estableciendo su separación de toda otra gente. Leyes concernientes a la pureza e impureza ritual y otras características que hacían de ellos un pueblo particular, distinto de todo otro pueblo en el mundo. Tenían una memoria común, que habían sido exiliados en Egipto, y una heredad común, el conjunto de preceptos que establecía que si no los respetaban, su destino sería nuevamente el exilio, no en Egipto, sino en toda la tierra.

A la muerte del patriarca Moisés, antes de alcanzar la tierra prometida, Josué dividió el territorio estableciendo la ubicación para cada una de las doce tribus de Israel. Estas eran las casas descendientes de Jacob, a quien Dios llamó Israel:

  • Aser y Gad de la concubina Zilpa,
  • Dan y Neftalí de la concubina Bilha
  • Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar y Zabulón, hijos de Jacob con Lea, hija mayor de Labán y hermana de Raquel
  • José y Benjamín fueron los hijos de Jacob y Raquel. La descendencia de José con su mujer egipcia Asenat dio lugar a las tribus de Efraim y Manasés.

La tribu de Leví, encargada de los asuntos sacerdotales del pueblo, no recibió territorio alguno, sin embargo tan pronto se asentaron en la tierra comenzaron a evidenciarse las diferencias entre la Tribu mas notable y las demás. Sucedía esto alrededor del año 1000 aC, algunos de los reyes más importantes de la época fueron Saúl, David y su hijo Salomón que establecieron la capital de su reino en Jerusalén ordenando la construcción del Tabernáculo o primer templo donde realizaron las ofrendas del culto a su Dios.

Tras el reinado de Salomón, la nación se dividió en dos reinos: el de Israel en el norte y el de Judea en el sur, dando origen a dos formas de interpretar la relación del hombre con el Creador y desencadenando un enfrentamiento de posturas irreconciliable que aun hoy parecen coexistir.

El reino de las Tribus del norte, con las tribus de Efraim y Manases descendientes del Patriarca José, eran mas apegadas a su pasado egipcio y eligieron un ídolo egipcio en forma de becerro para representar al Dios Único (a veces también adoraron divinidades inferiores), y rechazaron la Tribu sacerdotal de leví, que se unió al Reino de Judá en el sur.

deportacion babilonicaEn el año 722 a.e.c., los asirios de Sargon II, apoyados por el reino del Sur, invadieron el país y llevaron cautiva a la mayor parte de la población del reino de Israel, dejando sólo los campesinos y conduciendo al resto de los israelitas al exilio, a otra tierra que los asirios habían conquistado: era el reino de Hanigalbat-Mitanni, en la alta Mesopotamia. Los nativos del lugar son conocidos en la historia como hurritas.

Vivieron en el exilio manteniendo la conciencia de saber de ser diferentes, un pueblo particular que no puede mezclarse con los “goyim” (luego “gayé“, “gaché“, “payos“). Mantienen ciertos preceptos a los cuales no renunciarían, las leyes de pureza ritual y la creencia en un Dios Único, el Dios que prometió y cumplió: serían de nuevo esparcidos y vivirán en el exilio, quizás para siempre… No serán mas llamados “Israel”, ahora son sólo “hombres”, que sus ancestros en Egipto llamaban “rom”

zarathustra1

Zarathustra

Estaba entonces Babilonia en manos de una nueva potencia, Media y Persia, un pueblo jafético (indoario) de alguna manera emparentado con los hurritas de Mitanni. Tenían los persas una religión particular que incluía el culto del fuego y la magia, los miembros de la casta sacerdotal eran llamados magos. El reino septentrional de Israel permitió prácticas prohibidas relacionadas con la magia, adivinación y predicción de la suerte, aspectos culturales asociados posteriormente a los rom durante siglos.

Los exiliados, anteriormente israelitas y ahora simplemente “hombres”, rom, eran muy hábiles en tales artes,  adoptaron tales elementos y los incorporaron en la propia cultura, pero en función de sus relaciones con los otros, los gaché. El Imperio Persa era vasto, se extendía hasta el Sakastán, mas allá del Sindh. El valle del Indo suponia una tierra muy deseable, y habría ayudado a olvidar el exilio en Asiria, podía ser el lugar ideal para establecerse y comenzar una nueva vida… Algunas de esas tribus de Israel partieron hacia tierras del Indo, que se podrían corresponder con algunos de los grupos llegados a Europa a partir del siglo XIV. Sin embargo es importante recalcar que la identidad israelita no desapareció y otros grupos regresaron a Samaria en la tierra de Canaán. La presencia del nombre MENAHEM, entre los reyes de Israel anteriores a la deportación,  tambien lo encontramos en la Galilea del siglo I a.C. “Menahem el esenio”, del grupo al que pertenecía Jesús.

Por su parte el reino de Judea continuó durante un siglo y medio, hasta que en el año 586 a.C fue conquistado por Nabucodonosor II al frente de los babilonios. Como resultado se destruyó el primer templo y muchos de los judíos desterrados fueron conducidos al exilio en Babilonia. Mantuvieron su identidad, su estructura social y su tribu sacerdotal, Durante el exilio los judíos escribieron lo que se conoce como el “Talmud de Babilonia” (Talmud Bavli), mientras que los judíos todavía establecidos en Judea escribieron el “Talmud de Jerusalén“. Estos dos manuscritos representan las primeras manifestaciones de la Torá en forma escrita y el Talmud de Babilonia es el utilizado actualmente por las comunidades judías. La posterior conquista de Babilonia a manos de los persas permitió a muchos judíos regresar a su tierra natal después de 70 años en el exilio babilónico. Se reconstruyó un nuevo Segundo Templo  y se reestablecieron las antiguas prácticas

Así pues tras el exilio, las tribus israelitas quedaron nuevamente diferenciadas en a dos grupos: judíos (pobladores de Judea y Galilea) y samaritanos (habitantes de Samaria).

La hegemonía persa concluyó en 330 a. C. cuando el último de los reyes aqueménidas, Darío III, fue vencido por Alejandro Magno. Tras la muerte de éste, la dinastía fundada por Claudio Ptolomeo Sóter se mantuvo enfrentada a la dinastía macedonio-seléucida. Adoptaron desde el principio las costumbres egipcias gobernando desde la nueva capital Alejandría, transformada en el principal centro comercial e intelectual de la antigüedad. Se fundó Ptolemaida (Acre) en tierras de Canaán y también se reconstruyó alguno de los antiguos templos egipcios. Se impulsó en ese periodo la redacción de la septuaginta, que debía recoger la unanimidad de los sabios en la interpretación de los textos antiguos explicando los acontecimientos del pasado. Durante el reinado de Ptolomeo V se publicó (en el 197 a. C.) un decreto en tres tipos de escritura sobre una piedra negra que se conoce hoy en día como Piedra de Rosetta, que se nutre de las fuentes del antiguo conocimiento egipcio y que permitió la tradución de los jeroglificos.

El 167 a. C., después de que Antíoco emitiera en Judea los decretos que prohibían la práctica de rituales religiosos, un sacerdote rural de Modín, Matatías el Asmoneo, encendió la chispa de la revuelta contra el Imperio seléucida. Rechazando rendir culto a los dioses griegos

La última gobernante Ptolemaida fue la célebre Cleopatra. Tras su muerte y la de su hijo, Cesarión (Ptolomeo XV), la dinastía concluyó y Egipto fue anexionado por Augusto al Imperio romano en el año 30 a.C.

La historia que sucedió a continuación corresponde al periodo de la vida de Jesús que merece un capítulo exclusivo.

Ir a siguiente tema: “La descendencia de Noé: Sem, Cam y Jafet

Deja un comentario

Canal Gitano © 2014