Canal Gitano

En busca de una Proto-historia probable del pueblo rhom

Rennes le Chateau – conclusiones

torre magdala2RLC – PLANTEAMIENTO Y ARGUMENTOS DE CANAL GITANO

Entre los muchos datos que aparecen en la historia de esta población, he seleccionado los que permiten establecer ciertas relaciones.

Hemos visto como el rey merovingio Dagoberto II, quien guardó el fabuloso tesoro que 13 siglos mas tarde haría inmensamente rico al humilde cura Saugniere, celebró en ese lugar su matrimonio con Gissele de Racés. Un nombre más perdido en la complejidad de esta compleja historia, que rescato para preguntar ¿Quién era esa mujer? En la Leyenda Áurea de Jacobo de Varazze (siglo XIII). La primera citación se remonta al siglo I, por parte del poeta y geógrafo Festo Avieno que señalaba un oppidum priscum Ra, una antigua fortaleza dedicada a Ra, el dios egipcio, en el delta cenagoso del Ródano. En la era cristiana se habría traducido como “ratis” (Ratherius), o sea “barcaza”. De aquí, el antiguo nombre de Notre Dame de Ratis, luego Notre Dame de Radeau (de la barca) y por fin Notre Dame de la Mer, en evidente relación a la famosa leyenda de les Saintes Marie de la Mer. Si admitimos que era de Rathés (Racés), en el territorio de Rennes le Chateau, es muy probable que fuera descendiente del linaje de Ratherius.  En el siguiente esquema se reconstruye la genealogía que une el período de Dagoberto II  con su ascendencia hasta el siglo I.

Desconozco el vínculo preciso que los une, pero en la ciudad de Carthago, en Túnez, existe el antiguo barrio de Radés. La ciudad de Carthago formó parte a comienzos del siglo I de la provincia administrativa bajo tutela romana de nombre Mauritania Tingitana, gobernada por Juba II y Cleopatra Selene, descendiente ptolemaida de marcada cultura egipcia. Este territorio recibió a parte de la diaspora de Israel expulsados por los romanos tras la destrucción del templo en el año 70. Parece evidente suponer que prontamente abrazaron el mensaje de la nueva religión que habían recibido del anunciado Mesías,  a quien reconocieron en Jesús de Nazaret y predicaron tras su muerte.

La denominación Mauritania dio nombre a la población del norte de Africa, convertidos en “moros” con denominación geográfica, relativa a toda la costa mediterránea del continente africano. La segunda palabra Tingitana, hace referencia a la ciudad de Tingis/ Tanja (actual Tánger), capital del territorio tingitano que posiblemente inspira su nombre en referencia a la ciudad egipcia de Tanis, tierra de Israel en Egipto desde José hasta Moisés. Nada hay escrito en este sentido, es tan sólo una proposición apoyada en la posterior importancia de esta ciudad en la historia de los gitanos que encaja perfectamente en el puzzle.

En cualquier caso, antes queda por resolver la posible relación entre dos personajes de estas historias, que probablemente se trate del mismo. Para eso es necesario admitir  :

1º/ que el considerado personaje legendario de Sara la egipcia, Santa Sara del Mar, se corresponde con la identidad de SARA DAMARIS, de quien reconstruyo su genealogía a partir de los datos que he encontrado.

sara damaris 3

Genealogía de Sara Damaris, 3

sara damaris 1

Genealogía de Sara Damaris, 1

sara damaris 2

Genealogía de Sara Damaris, 2

.

2º/ que dicha Sara, fue la hija nacida de la unión de Jesús de Nazareth y María Magdalena. Como hemos podido comprobar en la iglesia de Rennes le Chateau, esa idea aparece representada siendo además una corriente muy común en los primeros siglos, perdurando en la memoria del tiempo hasta la declaración de persecución de la herejía iniciada en el siglo XIII con la cruzada albigense.

De este modo, en la persona de Sara se originaría el comienzo de un “linaje divino”, que se mantuvo en secreto por seguridad y que se unió posteriormente con los reyes merovingios. Este hecho ofrecería una explicación muy lógica de su rápida conversión al cristianismo. ¿Sucedió en tiempos de Dagoberto II mediante la unión con Gisselle, o quizás antes con Meroveo? Según cuenta la leyenda este rey fundador de la dinastía merovingia, nació de la unión de su madre, esposa del rey godo Clodión “el Cabelludo”, y de un monstruo marino, el Quinotauro, un toro de 5 cuernos que la engendró mientras tomaba un baño. Según esa tradición los sucesores del trono franco vendrían siempre del mar. Aparte de la misteriosa figura que puede representar el monstruo, es facil advertir el paralelismo con la leyenda de les saintes Marie de la Mer. Es ciertamente conocido que estos reyes merovingios argumentaron siempre dicha unión para legitimar su posición.

La confirmación de estos dos 2 primeros puntos ofrece una conclusión evidente. Santa Sara del Mar, patrona de los gitanos, es morena porque es la representación de Sara la egipcia, en quien se encarnó la leyenda del santo grial o lo que es lo mismo el linaje divino fruto de la unión de Jesús de Nazareth y María de Bethania conocida como Magdalena.  Este argumento es plenamente sólido para dar respuesta  a varias cuestiones:

- confirma el origen egipcio de los gitanos, aceptado durante siglos y que solo los pseudo-informes dictados por la oficialidad en los últimos siglos, han constituido la base para difundir conclusiones de un errado origen indio tan impreciso como malintencionado.

-La existencia de vígenes morenas siempre asociada a tradiciones anteriores a la imposición católica. La virgen de la moreneta de Montserrat, la patrona de Catalunya, halla explicación en este planteamiento. Conocida la historia, pudo ser antiguamente Mont Sarai Todas las virgenes  morenas, tanto las peninsulares como las de los paises del este, hallan justificación con este planteamiento. Es un dato interesante que a muy escasos kilómetros del mayor complejo de estilo románico del Pirineo, en la Vall de Bohí, se encuentra en lo alto de una de sus laderas, la antigua aldea completamente abandonada de nombre Sarais. En el capítulo de Egipto, en el tema Tanis, se detallan los posibles vinculos que unen la historia de Egipto con el más importante complejo de arte románico ubicado en el corazón del Pirineo.

La geografía está repleta de gentilicios que originariamente parece que tomaron su nombre inspirados en su Reina, su Señora. Los nombres están repartidos por todo el territorio, tanto franco, como peninsular, y permite esbozar el escenario que fue cristianizado a partir de la Iglesia de Mª Magdalena y cuya desaparición se prolongó, lo que tardó la iglesia católica en establecerse en el territorio peninsular durante su “épica reconquista”. Este planteamiento descarta que los moros peninsulares fuesen en ese tiempo de religión mahometana. No hubo tiempo material desde la muerte del profeta en el año 632, antes tuvieron que redactar el Corán y posteriormente difundirlo. Los cristianos llevaban 600 años y estaban en la cuna de su iglesia

Retomemos los gentilicios: Sarras, Sarais, Zarauz, Sarria o Sarriá, S’aragó, Saragossa, Sariñena, Azara, Madinat Al -zahra, Arahal, Samora (Zamora), Morella, Vilassar, en todas ellas se aprecia un regusto moro probablemnte relacionado con la historia y el nombre de Sara. En el continente africano dio nombre al desierto.

Otras poblaciones lo recibieron indirectamente como elementos complementarios de esa misma espiritualidad. Cáceres o Sevilla que tienen una etimología incierta. En la provincia de Cáceres no hay más que revisar el pasado cátaro o catharo de sus pobladores.  Sevilla, muy probablemente lo adoptó de Sybil.la, un canto profético muy antiguo de la iglesia de la Magdalena.

Otros muchos nombres parecen tener una raiz romaní que fue distorsionada posteriomente. Es el caso de varias Calipolis (la ciudad ideal de Platón en “La República“) en Caria, Helesponto, Calabria o Sicilia,  Porto Cale (Portugal), el paso de Calé (Calais) en el canal de la mancha, Caledonia, Cali, Calahorra, Calenda, seguramente no son todas las que comienzan por cali o cale, sin embargo, muchas de ellas tienen serios problemas para justificar su etimología y no resulta dificil hallar el vínculo romaní. Nombres de reyes como Pharamundo (370-428) o Raimundo pueden ofrecer pistas para vincular su relación desde época muy temprana. Caracalla hijo de la siria Julia Domna, pudo recibir el sobrenombre por el color oscuro de su piel, más razonable que su larga capa presentado como argumento.

Bajo este supuesto, se hace lógica la siguiente proposición: Confirmada la procedencia egipcia de Sara, no hay motivos para suponer diferente procedencia de sus padres. Dejando abierto el origen del padre, entendamos entonces que la madre de Sara tambien lo fuera. En este caso se debe considerar la confusión que envuelve al personaje de María Egipcíaca, siempre rodeada de historias que entremezclan a Maria Magdalena y una santa del siglo IV. Como egipcias podemos proponer el Egipto Menor, en tierras samaritanas, pobladas  por descendientes de las tribus de Efraim y Manases, hijos de José que tras el éxodo habitaron entre otras, la ciudad de Siquem, donde se encuentra la tumba del profeta Jacob, el padre de Israel y su familia. Aunque es sabido que Maria Magdalena era natural de la población de Migdal en Galilea, en la orilla noroeste del lago Genesaret, nos ubica en territorio vecino, a muy escasos kilómetros que hace posible el origen israelita samaritano. Apoyo la proposición en el hecho que el abuelo maternode Maria Magdalena fue Menahem el esenio. Entre los reyes de Israel anteriores a la deportación asiria, se encuentra ese mismo nombre, por tanto parece lógico suponer su relación, pues aunque en diferente tiempo, habitaron el mismo territorio. También el capítulo biblico de Juan 4, describe una escena de Jesús con la samaritana, que no parece demasiado alejada del perfil de la misma María Magdalena, a pesar de no citar su nombre, ni haber encontrado ninguna mención que las vincule, la relación es evidente.

También relacionado con los huevos de Pascua, una tradición cuenta que el corazón sagrado de Cristo quedaría encerrado en un recipiente con forma de huevo del que María Magdalena sería guardiana. Mª Magdalena, un nombre siempre dificil de encajar en la historia católica.

En el siglo octavo el nombre de Blanchefort también puede aportar pistas para dar luz al asunto. Aparece ese mismo nombre en la genealogía de Dagoberto II trasladándonos a un tiempo en que las disputas en territorio franco, extrañamente enfrentó a visigodos aliados con moros, contra godos carolingios defensores del sacro imperio católico. Un confuso enfrentamiento que carecería de cualquier lógica si no contemplamos la existencia de dos bandos dentro de la iglesia cristiana. En ese escenario encaja perfectamente, sin más fisuras que las creadas por la intencionada ausencia de datos o datos posteriores creados artificiosamente para ocultar la verdad.

Admitir este planteamiento nos conduce a conclusiones muy negativas sobre las instituciones responsables de transcribir la historia. Se constata la manifiesta voluntad de confundir, por cuantos notarios y escribas relataron a conveniencia de sus intereses, modificando completamente el argumento, dando por resultado un auténtico galimatías imposible de memorizar y comprender. Un conocimiento administrado sutil y perversamente, adulterado con el mismo dogma con que fue impuesta la fe trinitaria del bando vencedor. Su objetivo es ofrecer una versión de la Historia donde queda legitimada su posición preferente dentro del orden social, establecido por elllos mismos y que se sostiene sobre la ignorancia del pasado.

La dimensión de la mentira es proporcional a los crimenes cometidos.

Ir a siguiente tema: “Ichthys”

Deja un comentario

Canal Gitano © 2014