Canal Gitano

En busca de una Proto-historia probable del pueblo rhom

Costumbres y tradiciones

Autora: Carla Santiago Camacho / Capítulo del Dossier “Nos acercamos a una cultura: los gitanos”

Indice del capítulo 2- LA CULTURA GITANA:
2.1. LOS GITANOS HOY
2.2. ORGANIZACIÓN SOCIAL
2.3. SISTEMA DE VALORES
2.4. EL MUNDO EXPRESIVO
2.5. EL CÓDIGO INTERNO

 

2. LA CULTURA GITANA

2.1. LOS GITANOS HOY

Actualmente para designar al pueblo gitano se utilizan diversos términos, a veces inapropiados como es el caso de “raza gitana“, y digo inapropiado porque no estamos hablando de una raza sino un grupo étnico. Para poder entender la diferencia intentaré definir lo que se entiende por raza, etnia y cultura en relación con el pueblo gitano: ”

* Raza: en un sentido amplio es toda variedad que presenta una especie biológica, es decir, unos rasgos físicos característicos que se transmiten por herencia. En el caso de los gitanos, la imagen física de éstos varía dependiendo del país donde residan (si fuéramos al norte de Europa encontraríamos gitanos que no se corresponden con la imagen de un gitano andaluz), por lo que podemos decir que no existen unos rasgos físicos propios de gitanos.

gitanos-panderetaEtnia: Se entiende por grupo étnico a aquellos individuos que comparten un origen común, real o imaginario, con una misma lengua materna, unidos por un complejo de caracteres comunes, cuya asociación constituye un sistema propio, una estructura esencialmente cultural. Así al hablar del pueblo gitano lo designaremos como un grupo étnico que pertenece a una minoría del total de la población española; se cree que en España viven alrededor de 750.000 gitanos y más de la mitad viven en Andalucía.

Cultura: Al hablar de cultura gitana en general hablamos de una “cultura de supervivencia”, es decir el lema de este grupo era sobrevivir en un medio casi siempre hostil, ante el cual ha buscado acomodo a partir de sus propios valores culturales.

Cuando hablamos de Cultura gitana no nos referimos a cultura de pobreza ni a cultura marginal, porque son culturas distintas aunque muchas veces todos sus elementos van unidos y es difícil separarlos o ver las diferencias.

Así la cultura de la pobreza se asienta sobre una patología psicosocial, falta de afectividad, ausencia de niñez, pronta maternidad, confusión para plantear el futuro, falta de aspectos materiales, económicos, morales, etc. y esto se produce en todas aquellas personas que viven sin recursos. En el caso de los gitanos que padecen situaciones de privación económica podríamos decir que además de tener su propia cultura, coexisten en ésta todos aquellos aspectos de cultura o subcultura de la pobreza.

Pobreza y marginación no son fenómenos coincidentes pero sí conviven ¡untos y aliados -vivir al margen o estar fuera de los márgenes marcados por un modelo cultural dado-; esto ha sido “obligado” en todos los gitanos como hemos visto por la historia. Pero son muchos los gitanos que han salido de las condiciones de marginalidad y pobreza, y en la actualidad podemos hablar de distintos grupos de gitanos. Han sido varios los intentos de clasificación de los grupos gitanos en función del estrato social al que pertenecen, José Manuel Fresno5 hace una distinción entre cuatro grupos fundamentales:

1.  Un grupo elitista dentro de la minoría: compuesto por pocas personas, aunque tendiendo a crecer. En general jóvenes con un nivel medio alto de instrucción (estudios secundarios, diplomatura o licenciatura universitaria). Procedentes de familias “integradas” social y económicamente en la sociedad no gitana, por tanto, con una relación estable con los “payos”. Son a veces empleados por cuenta ajena y suele haber mestizaje.

2. Un grupo que vive “como gitano” con cierta estabilidad: Numéricamente más amplio que el anterior, pero también minoritario, vive de profesiones históricamente consideradas como “nobles” por los propios gitanos (anticuarios, chalanes, artistas, comerciantes de alto nivel, etc.). Trabajan como autónomos, gozan de prestigio y admiración entre los demás gitanos, casándose, por lo general, con personas de su misma etnia y categoría social.

3. Un grupo en fuerte proceso de mutación: Un sector mayoritario en la actualidad. Suelen residir en barrios de primera o segunda expansión de las ciudades y barrios marginales; en viviendas sociales o de protección oficial, a veces de deficiente construcción o en mal estado de conservación. Sometidos en la actualidad a un fuerte proceso de cambio debido a las nuevas situaciones que afrontan.

4. Un grupo desestructurado y marginal: que podemos situar en segundo lugar en importancia, desde un punto de vista cuantitativo. Suelen vivir en hábitats deteriorados, muchas veces segregados del resto de la población y en condiciones insalubres. Se caracterizan por: vivir al “día”, bajo nivel educativo, aunque sedentarios, suelen tener bastante movilidad, alto nivel de desestructuración personal y familiar, influidos más por la cultura de la marginación que por la cultura gitana.

 

La diversidad cultural que existe actualmente es fruto del nomadismo, de los “prestamos culturales” (ritos, costumbres, vocablos, etc.) de los países de paso que han sido incorporados a su propia cultura y por las diferentes formas de dar respuesta a las necesidades del grupo. El sistema cultural incorpora como principales elementos:

1.  Una estructura social (organización, participación y representación).

2. Un sistema de valores.

3. Un idioma propio.

 

2.2. ORGANIZACIÓN SOCIAL

Se estructura a partir de las relaciones de parentesco y en base a ejes clasificatorios de estatus: sexo y grupo de edad. El eje fundamental de la vida gitana es la familia.

¿Qué se entiende por grupo familiar? … Sociológicamente hablando la familia es la unidad más pequeña de convivencia (padres, hijos, abuelos, tíos y primos). Este concepto no es real en los gitanos, que tienen una visión más amplia, extendiéndose tal concepto hasta más allá de los vínculos de sangre.

En el grupo familiar o “linaje” es donde el gitano forma su personalidad, se desenvuelve, participa y encuentra todos los mecanismos de defensa y cooperación. Tanto es así que un gitano no es reconocido como tal si no se sabe de qué familia procede. Cada uno de estos “linajes” son independientes y autónomos y sin ningún vínculo de poder de unos sobre otros.

La filiación es patrilineal, es decir, cuando un niño nace el grupo al que pertenece es al del padre.

Cada familia extensa funciona como un ente independiente, las relaciones entre los distintos linajes se fundamentan en esta independencia.

 

2.2.1. El reparto de roles en la familia

El reparto de roles de la familia gitana es similar al de una familia tradicional paya, y depende especialmente de las condiciones socioeconómicas que tenga la familia; el ejemplo que pongo a continuación pertenecería a una familia de nivel medio:

• El padre es el que ejerce la autoridad y está encargado de traer el sustento a casa. Esta norma es variable dependiendo de la provincia donde vivan los gitanos, así en el norte de España y Levante, la mujer es la que lleva el peso económico familiar y el marido le ayuda.

• La madre es normalmente “ama de casa” y ayuda al marido; su principal función es educar a sus hijos transmitiéndoles los valores, costumbres y tradiciones de su cultura.

• Los hijos siguen el camino que los padres les enseñan. Y la educación que les dan es distinta dependiendo del sexo. Así:

* Al niño se le encauzará para seguir la tradición de su familia, en cuanto al trabajo, y desde una edad temprana se rodeará de hombres de la familia: padre, abuelos, tíos, primos, etc. para que poco a poco observe como actúa un gitano en distintas situaciones de la vida.

* A la niña, sin embargo se la educará para ser una buena “ama de casa” y una buena madre, esto en los últimos años ha ¡do variando gracias a la promoción de la mujer gitana, alargando el tiempo de sus estudios para empezar a incorporarse a otros trabajos u oficios no tradicionales

El papel de la mujer gitana ha tenido un lugar y una actividad muy concreta desarrollada estrictamente en el seno familiar. El rol social que ha desempeñado hasta nuestros días ha sido el de ser transmisora de la cultura a sus descendientes, está reconocida como colaboradora del varón y sujeta a un código moral mucho más estricto que él. Los roles que tiene que desempeñar son asumidos de forma natural desde la infancia.

Desde muy temprana edad ayuda en las tareas de casa y cuida a sus hermanos, sobre todo si son más pequeños, esto es variable dependiendo del estatus social al que se pertenezca, así una niña gitana con un nivel socioeconómico medio-alto, no asumirá dichas responsabilidades hasta que se case, pasando a cuidar a sus propios hijos.

En la adolescencia la mujer gitana pasa a formar parte del grupo de las “mocitas”, asociándose a este grupo de edad “pureza (por su virginidad), reconocimiento y respeto” por el resto del colectivo, que empiezan a tenerla en cuenta para poder emparentar.

Cuando una mocita se casa pasa al grupo de edad de las “casadas” y velará por el buen funcionamiento de su casa, apoyará a su marido y cuidará de sus hijos hasta casarlos; además de esto, en los últimos años la mujer gitana se ha incorporado al trabajo.

El último grupo de edad es el de “anciana” al que se le asocia el cuidado del grupo familiar al que aportará su experiencia.

El papel que ha desarrollado tradicionalmente la mujer gitana no está tan lejos del papel de la “mujer paya” de las zonas rurales no hace más de 40-50 años.

La independencia familiar no existe, en ninguna familia gitana sea del nivel socio-económico que sea, un ¡oven se plantea el vivir fuera de casa de sus padres aunque tenga una edad avanzada, todo esto está englobado dentro del sentido de unidad familiar que se “mama” desde pequeño.

 

2.2.2. La relación con el otro

Dentro de la comunidad gitana el gitano se relaciona con el resto bajo dos formas: parientes o extraños.

• Con los extraños puede tener una actitud de respeto y amistad pero sin obligaciones.

• Con los parientes existen lazos de obligaciones:

    •  Un gitano tiene obligación de defender a otro miembro de su familia cuando éstos hayan sido ofendidos. * Entre los gitanos la palabra hablada es sagrada, no son necesarios contratos ni escritos (mentir entre gitanos está muy mal visto).
    •  Cuando hay algún conflicto entre gitanos se recurre a los gitanos de respeto o “tíos” de la zona para formar un Consejo de Ancianos.

 

2.2.3. El consejo de ancianos

¿En qué consiste?… Es una “institución” variable puesto que no son siempre los mismos, depende de la zona, barrio, etc.; generalmente deben ser un número impar, la intención de todos ellos es tomar una decisión que debe de ser beneficiosa para ambas partes en conflicto. La/s decisión/es tomadas por ellos son respetadas y tienen que ser aceptadas y ejecutadas por las dos partes.

 

2.2.4. El poder. La ley gitana

El poder de una familia indudablemente lo da el número de varones con los que cuenta (esto está basado en la historia, cuantos más hombres tuviera el grupo mejor podría ser defendido).

Se puede ser un hombre fuerte pero no un hombre de respeto. El hombre de respeto ha de tener una reputación intachable en el cumplimiento de las normas gitanas, pasando a considerarse como gitano de respeto o prestigio a partir de los 50 años.

Las leyes gitanas son orales y están presididas por los mayores; la falta de un código de Derecho escrito no implica su inexistencia. El carácter ágrafo de la cultura gitana ha dado lugar a un cuerpo de leyes no escritas. Son considerados como delitos cuestiones tales como:

  • El robo o el engaño a otro gitano.
  • Abandonar a la familia en trances difíciles.
  • Invadir los límites del territorio de una familia “contraria”.
  • Delatar a otro gitano.
  •  No cumplir con las leyes impuestas por un consejo de ancianos.

Al ser las leyes orales, los límites que marcan la diferencia entre lo que es ley (regla impuesta, de obligado cumplimiento) y lo que es norma o costumbre (práctica de uso común entre los miembros de un grupo), son a menudo difusos.

El incumplimiento de la ley tiene, al igual que en otras culturas, unas sanciones en función de la gravedad del delito. Pueden ir desde la agresión física a la prohibición de pisar determinado territorio o a la expulsión del grupo familiar al que se pertenece (el llamado “destierro”).

Cualquier gitano que comete un delito tendrá que cumplir dos penas, la impuesta por la ley española y la impuesta por la ley gitana.

 

2.2.5. Estatus sexual y grupos de edad

Para el gitano, la edad no es tan importante como el pertenecer a un grupo de edad determinado. A grandes rasgos, podemos distinguir cinco grupos de edad:

1.  Niño/a: desde que nace hasta que alcanza su pubertad.
2. Mozo/a: desde la pubertad hasta el matrimonio.
3. Casados/as: los que han contraído matrimonio.
4. Tío/a: corresponde con la madurez.
5. Ancianos/as: corresponde con la vejez a partir de los 65, más o menos.

A cada grupo de edad le corresponden unos derechos y obligaciones que van ligados al principio de autoridad. La autoridad entre los gitanos va en principio, desde el viejo al más ¡oven, y del hombre a la mujer. La autoridad se liga a la experiencia y a la vejez y ésta es una de las razones por las que mostramos tanto respeto a nuestros mayores. El “tío” ha de “mirar por su familia” y destacarse como “Mediador” en caso de conflicto. El “mozo” y el “casado” son los brazos ejecutores de la autoridad, que el “tío” ejerce dentro de un grupo parental, a estos grupos de edad se le asocian la astucia para “buscarse la vida” y “valentía” para defender su familia en caso necesario. Los ancianos son protegidos y cuidados por las propias familias, no se entiende el llevarlos a asilos o centros donde convivan sin su familia. Este grupo es el encargado de velar por la “unidad familiar”.

El rey o patriarca gitano no existe dentro de los gitanos, este concepto fue “inventado” o dado por los payos para designar al hombre respetable, de edad madura o tío.

 

2.3. SISTEMA DE VALORES

El sistema de valores es una manera de enfrentarse al mundo, la forma de vivir. Entre los gitanos es un estilo de vida que organiza todas las aportaciones culturales que le llegan del entorno y las transforman convirtiéndolas al modo de ser gitano.

La familia es el eje fundamental sobre el que se viven y se desarrollan todos los valores. Los valores fundamentales son:

  • Conciencia de origen común, aunque muchos de los miembros de la comunidad gitana lo desconozcan como hemos visto anteriormente.
  • Fidelidad al pueblo y a la familia.
  • Solidaridad, que funciona por red y su fundamento es histórico y está basada en la supervivencia, se manifiesta dentro del colectivo en diversos ámbitos:
    1. Hospitalidad entre gitanos (cualquier gitano está obligado a dar “cobijo” a      otro gitano de ley).
    2.  Ayuda económica entre gitanos (“guante”) GUANTE: Recogida de dinero entre la comunidad para asumir una situación concreta (boda, entierro, asistencia médica…)
    3. “Apoyo” en caso de enfermedad o muerte, etc.
  • Libertad, es uno de los valores que con mayor intensidad se proyectan en los hábitos gitanos, una libertad basada en la colectividad, y en el pasado:
    1. Por el deseo que tiene un pueblo históricamente perseguido de ser libre.
    2. Por el orgullo de ser “diferentes”, libres para ser gitanos.
  • La libertad individual está limitada por el colectivo, por lo que para la toma de decisiones importantes se mirará las posibles consecuencias familiares y colectivas antes de tomarla.
  • El espacio y el tiempo, el sentido para concebirlos es distinto, generalmente no hay previsión de futuro (aunque esto va variando conforme se incrementa el “estatus social” de la familia) es decir, se vive al día y donde sea (no importa el lugar mientras la familia esté unida) pudiendo destacar la gran capacidad de adaptación que tiene cualquier gitano ante cualquier medio (esta filosofía de vida se desprende del nomadismo, viajar de manera permanente imponía el condicionante de ir despojándose de todo aquello que no fuera imprescindible).

Como en toda cultura existen una serie de elementos simbólicos que subyacen y sustentan su peculiar modo de enfrentarse al mundo. El mundo simbólico, se podría dividir en dos:

  1. El mundo expresivo (lenguaje, folklore, ceremonias sociales, etc.)
  2. El código interno (creencia e identidad cultural)

 

2.4. EL MUNDO EXPRESIVO

2.4.1. El romanó: la lengua de los gitanos

La lengua gitana o Romanó, es una de las lenguas más antiguas del mundo, sus raíces provienen del sánscrito. A partir de esta lengua “Romanes”, que actualmente hablan casi la totalidad de los gitanos del mundo, surgieron distintos dialectos. En España el “caló″ fue el dialecto que utilizaban los primeros gitanos; el caló se fue perdiendo progresivamente ya que su uso fue prohibido, y hoy prácticamente no se habla entre los gitanos españoles, aunque ha dejado algunos vocablos al castellano que todos seguimos utilizando, como por ejemplo: gaché, menda, mangar, chunga, etc.

ROMANÓ           CASTELLANO   ROMANÓ           CASTELLANO
gachó persona no gitana (payo) o amante naquerar hablar
Gilí imbécil baí bastón
najarse irse ker Casa, tienda
cate bofetada tem tierra
mangante mendigo, vagabundo pañi agua
camelar querer oripandó sol
fulero tramposo churumbel niño
muï boca sastipen salud
pinrreles pies tali libertad
nakles nariz rom hombre
acais ojos romi mujer
bastes manos sersení, español
sastipen tali es el saludo de los gitanos y significa “salud y libertad”

 

Existen palabras que se les han asociado a gitanos de forma natural como son yunque, fragua, bronce (recordamos la poesía de Federico García Lorca), y también la bara.

Bara: Duranle siglos este utensilio se ha asociado directamente a los gitanos, las primeras aparecieron hechas de mimbre y caña y, más tarde se empezaron a hacer de madera. La bara representa autoridad y disciplina y era llevada por los hombres gitanos de edad madura. Hoy en día esta tradicional bara se ha sustituido por el bastón que suelen llevar los gitanos mayores., por los oficios que desempeñaban. Los gitanos españoles hablan el castellano de forma peculiar, su entonación generalmente es más elevada, fruto de la convivencia con muchas personas, ya que las unidades familiares suelen ser muy numerosas. Las frases suelen ser cortas y directas (muchas veces se ha dicho que no existe la retórica en ellos, aunque esto va cambiando conforme se va alargando el tiempo de escolarización) y se habla más desde las emociones y las acciones que desde los pensamientos.

 

Añadido Canal Gitano

La bara era el simbolo de autoridad en el pueblo de Israel, los patriarcas bíblicos la ostentaba, Tambien la bara era en Egipto uno de los ojetos sagrados (cetro uas) reservados al uso del faraón. Además la bara representaba a la descendencia masculina, a mayor cantidad de baras. mayor poder se suponía al clan. Puede encontrar ahi su origen la palabra castellana “Varón” y así mismo el título “Barón” pero eso son razones unicamente argumentadas desde el sentido común, que propongo como posibilidad. La relación gitana con Egipto e Israel. nuevamente parece estrechar lazos que los une en el tiempo y en la esencia.

 

2.4.2. El folklore: el flamenco

Es más bien un espectáculo preparado. La vinculación a la música se recibe desde pequeño por la constante presencia en el modo de vida gitano, empezando a aprender los primeros compases generalmente antes de hablar. Es de todos conocido el aporte tan significativo que los gitanos han hecho al flamenco, siendo hoy en día la manifestación más clara de su arte. Esta música parece que nació de un campesinado errante en contacto con los mozárabes, y con cierta vinculación a cantos del norte de África.

Félix Grande comenta sobre la procedencia de este término (Memoria del Flamenco. Madrid: Alianza Editorial, 1999):

“El flamenco procede del argot del siglo XVIII y los gitanos de Sevilla y Cádiz comenzaron a aplicárselo a principios del siglo XIX”

Con esta música los gitanos recuerdan sus penas, sus alegrías, representan sus enseñanzas, viven su realidad a través del cante y el baile.

El arte gitano ha servido de inspiración a escritores como Víctor Hugo (“La gitanilla Esmeralda”), Miguel de Cervantes (“La Gitanilla”) o García Lorca (“El Romancero Gitano”); y también a pintores como Goya y Julio Romero de Torres.

 Existen representantes gitanos en todas las artes, no sólo en la música como estamos acostumbrados a conocer. Baste señalar a escritores actuales como Joaquín Albaicín; pintores como Antonio Maya y Mariano Montoya; aunque la representación del arte gitano está volcada en la música y el baile: Joaquín Cortés, Manuela Carrasco, Ketama, Navajita Platea y Azúcar Moreno son algunos de los artistas más famosos.

En lo referente a la música, existen notables diferencias en cuanto al tipo de música que hacen los gitanos en unos países u otros (flamenco en España, música Zíngara en algunos países del Este, rock en Italia, etc.); siendo el denominador común de todas estas la particular facilidad que tienen los gitanos para recrear las músicas autóctonas de los países donde residen y darles un “toque” propio.

 

2.4.3. Las ceremonias sociales

a) El pedimiento

La pedida de mano de una moza gitana, generalmente tiene dos pasos o fases. La primera se le llama “apalabramiento” y consiste en pedir su mano. Una vez puestos de acuerdo los futuros novios, un grupo de gitanos viejos o “tíos” con el padre del novio van a casa de la novia para pedirla a su padre, estos previamente están conformes, y se les recibirá con respeto y alegría celebrando una pequeña fiesta familiar. La segunda se le llama “pedimento” y consiste en hacer oficial el “apalabramiento” para todo el colectivo, se celebrará dependiendo de los medios económicos de las familias y se invitarán a todas las familias conocidas. El acto principal del pedimento consiste en un momento preciso de la fiesta en que se obliga, por parte de algún “tío”, a parar las palmas para colocar a los novios y sus respectivas familias a su lado y preguntar por su conformidad al novio y a la novia para hacerlo público ante todos los testigos. La duración del noviazgo hasta la boda es variable dependiendo de la edad de los cónyuges y su nivel económico.

b) La boda

Se fija una fecha conforme para ambas familias. Los gastos se dividen entre las familias de los novios, aunque es variable dependiendo de los medios de ambas, es decir, si una de las familias no tiene medios económicos suficientes se lo comunicará a la otra familia y esta segunda optará por poner de más o bajar el precio de los preparativos.

Es una gran fiesta familiar, los invitados suelen ser muchos (alrededor de 500) y los actos principales giran en torno a la virginidad de la mujer, la rotura de camisas y los cantes y bailes especiales para el evento.

c) Nacimiento y muerte

La llegada de un niño es vivida desde el primer día con gran felicidad por parte de toda la familia especialmente por los padres, y aunque muchas veces da igual el sexo del bebe, generalmente se espera que el primer hijo sea varón (esto está basado en la tradición de “cuantos más varones más poder”), desde su nacimiento hasta su bautismo hay un rito tradicional que consiste en cortar sus primeras uñas por alguien de la familia que posea una gracia especial, como puede ser cantar bien, bailar bien, tocar algún instrumento, contar chistes etc., al que se colocará detrás de una puerta con el niño/a, para que mientras le corta las uñas haga su “gracia” (cantar, bailar…), así el niño/a heredará su gracia.

La muerte de un familiar se vive desde la tragedia, la familia manifestará su dolor con un luto riguroso, lamentos y llantos rodearán al difunto. Más tarde el culto al cementerio se convierte en una costumbre familiar.

 

2.4.4. Fiestas importantes

a) La Navidad

La fiesta más importante es la de Navidad (24, 25 y 31 de diciembre), donde toda la familia se reúne en casa del más anciano y se festeja, con comidas típicas gitanas, como es el potaje de Nochebuena, bailes y cantes.

 b) La noche de San Juan

La noche del 23 de junio los gitanos se reúnen para recordar el nomadismo y las acampadas alrededor de los ríos, es tradicional mojarse con agua y se canta y se baila hasta altas horas de la noche.

 

2.4.5. La estética

Los gitanos tienen una estética característica donde destaca la suntuosidad, en algunos casos la elegancia (unido a medios económicos), colores vivos y exceso de complementos.

Los gitanos han sentido siempre una gran debilidad por los uniformes de los militares, y por ello sus botones han pasado a ser adornos habituales en las ropas gitanas. La coquetería de los gitanos se extiende a las joyas: collares de monedas, sortijas, brazaletes, pendientes grandes (esto está basado en la historia ya que el oro era moneda de cambio).

 

2.4.6. La vivienda

Como hemos visto, los gitanos empezaron a sedentarizarse a principios del siglo XIX, y sus viviendas han variado a lo largo del tiempo; según un informe del MEC del año 1993, casi la mitad de población gitana (un 48%) habita en viviendas de edificios de varias plantas, mientras que el 19,8% se ubican en planta baja. Estas dos categorías engloban, aproximadamente, al 69% de las viviendas, y están consideradas como viviendas normalizadas.

Con respecto al 27% restante, un 17,2% de la población habita en viviendas muy deterioradas o “infraviviendas”, un 10% en chabolas y hábitats similares y un 9,5% en viviendas móviles (caravanas y carromatos); el restante 4% aunque ha resuelto temporalmente su necesidad de vivienda espera una solución definitiva, estando en viviendas de transición.

En cuanto a la concepción que los gitanos tienen de la vivienda podemos decir que no les gusta vivir en altura (aunque no hay regla sin excepción) y necesitan rodearse de grandes espacios o espacios abiertos en los que acoger a su gente.

 

2.4.7. La comida tradicional

POTAJE DE HINOJOS  una receta para abrir el apetito

1° En una cacerola se ponen a hervir judías blancas (previamente puesta en remojo el día anterior), con chorizo y los hinojos muy bien lavados.

2° Se hará el sofrito (ajos, tomates y pimientos rojos y verdes) y se le añadirá a la cacerola dejando cocer a fuego lento alrededor de dos horas. Cuando están tiernas las judías blancas se añadirá arroz.

 

2.5. EL CÓDIGO INTERNO

 2.5.1. Creencias

Dentro de la religiosidad se conoce que los gitanos siempre han sido creyentes, su fuerte vinculación al mundo espiritual domina su creencia ancestral hacia un Dios único protector cercano a sus necesidades. Su religión se ha ído adaptando a la religión de los lugares por donde iban pasando. Se conoce poco del proceso de su conversión al catolicismo pero sí podemos asegurar que no tienen una religión propia.

En este mundo espiritual ocupan un lugar primordial los muertos, con quienes se mantiene un gran respeto (se demuestra con los lutos rigurosos que llevan las familias). En la actualidad, en el ámbito religioso hay una masiva “conversión” a la Iglesia Evangélica.

2.5.2. La identidad cultural

“Ser gitano es sentirse gitano, ser partícipe de un sistema de valores que aceptan y respetan todos los gitanos y que tamiza la percepción exterior, sobre el fundamento de una cultura milenaria” . Esta manera de sentir, se vive de dos maneras: de forma individual y de forma colectiva.

• La primera inculcada desde pequeño y en el seno familiar, está basada en la pertenencia a un grupo diferenciado y minoritario, y a una familia gitana. Basada en el orgullo de “ser gitano”.

• La segunda o colectiva está basada en la creencia de un origen común, en el estado común de nomadismo, lengua propia y cultura propia.

Hemos visto anteriormente la gran diversidad social de la cultura gitana, por lo que no existe una única manera de ser gitano, las formas de expresión varían de unos gitanos a otros, dependiendo de su país de residencia, su “estatus social”, el grado de interacción con la sociedad y el trabajo que desempeñen.

Para terminar, recogemos las palabras del escritor Manuel Reyes sobre el sentido cultural gitano: “Como colofón”, destacar particularidades de humanidad y sentimiento, autenticidad, fraternidad; unión de un pueblo en las “duras” y en las “maduras”: ayuda al que lo necesita, lo que en nuestra terminología denominamos guante. Acaeceres de infortunio que son muy tenidos en cuenta y atendidos de forma muy sentida. La faceta humana es eje primordial de la etnia. Derivaciones de ella son la negación a abandonar a la familia en casas de asilo, y en el caso de los niños en orfelinatos, faceta elogiada siempre fuera del contexto étnico.

La penuria, no descabala el núcleo familiar, antes lo hace compacto; la impotencia y la miseria, son acometidas con brutal resignación y solidez, el sentir étnico, la asunción de su identidad cultural ha impedido siempre el desmembramiento. Raza unida sin par, que no prescindió o alteró lo que considero fundamental. Puede por ende, entenderse el respeto que se profesa a los mayores, la entrega a ellos y la abnegación por ellos.

Aducen respecto a lo humano, al sentir humano, lo que no va en hilo ni a compás con una sociedad en vertiginosa evolución.

El gitano es ser de nula hipocresía; referí anteriormente su autenticidad, el resorte inmodificado por el que se duele, por el que llora, sin parámetros del lloro (permítanme), sin parámetros en la queja. Joyas del dolor (disculpen la paradoja) han quedado para siempre en los cantes; estrofas definitivas, de escalofriante autenticidad, desgarradoras y rosigantes, obligadas a decir el cante y expresar la pena.

En decir de Antonio Gala, “a quien no le gusta el cante jondo, no es muy de fia/’. Certera expresión que en mi entender alude, ni más ni menos, que al sentimiento y lo humano”.

Deja un comentario

Canal Gitano © 2014